RECURSOS HUMANOS Y EMPRESAS FAMILIARES

Las empresas familiares adolecen de ciertos problemas provocados por su característica distintiva: la familia. A título de ejemplo podríamos destacar que únicamente el 5% de las empresas familiares alcanzan la tercera generación.

La forma de evitar llegar a situaciones conflictivas se solventa con una correcta planificación y anticipación a acontecimientos. Una buena forma son los llamados Protocolos Familiares.

Uno de los aspectos que más conflictos interpersonales crea en el seno del negocio es la incorporación de miembros de la familia

En aquellas donde se da mas preponderancia a la familia el progenitor inculca a sus hijos la participación en la empresa, incluso pudiendo limitar el desarrollo personal o los deseos de no formar parte de la misma. Éstos por su parte entienden que la incorporación a la empresa es un derecho que ostentan por el mero hecho de ser familia o formar parte de la propiedad de la empresa, además los salarios no suelen ser acordes con el puesto de trabajo, existiendo desigualdades entre trabajados no familiares.

Sin embargo, existen algunos inconvenientes que pueden derivar en una crisis del negocio si no existe ningún criterio para que los miembros de la familia accedan a la empresa, ya que se puede provocar una desprofesionalización, si no están adecuadamente formados para el puesto de trabajo que van a desempeñar en el presente pero también en el futuro. A esto se añade que si los puestos no están claramente definidos, puede haber problemas en la gestión y supervisión del trabajo y en la dirección de la empresa, por lo que resulta difícil la existencia de un organigrama claro, transparente en el cual estén definidos los puestos de trabajo y las responsabilidades del personal de la empresa. Además se rompe el criterio de equidad que debe existir entre responsabilidad en el puesto de trabajo/ remuneración, así como salarios trabajadores no familiares/ familiares.

En aquellas empresas donde tiene mas preponderancia los criterios empresariales, existe un proyecto empresarial a largo plazo en el cual están involucrados tanto la generación que dirige la empresa como las futuras. Sin embargo ,a pesar de existir una vocación de continuidad, únicamente si los sucesores están preparados y motivados por el proyecto empresarial el negocio seguirá en funcionamiento.

Se podría hablar una Política Intermedia en la cual se daría tanto preferencia a los miembros familiares sin embargo, no se rigen por vínculos emocionales o afectivos sino por criterios objetivos.

2018-12-11T12:11:12-03:00
Click para abrir
Envía un mensaje x whatsapp
Contáctanos x whatsapp
Powered by